El siguiente es un artículo acerca de las dificultades del emprendimiento frente a los mecanismos sociales en Chile, o dicho de forma menos socióloga y más chilena: ¿Por qué chucha es tan difícil emprender en Chile?

Lo que ocurre es que el emprendimiento tiene un componente muy fuerte de networking (sí soy sociólogo y acabo de usar una palabra que no significa nada, es solo para describir el punto, abstengase de crucificarme por favor). Hay que conocer un montón de personas para que la empresa se haga conocida, hay que conocer un montón de personas para que a través de sus contactos puedas obtener lo que necesitas (otros contactos, personal, etc.), hay que conocer montón de personas para tener socios estratégicos que puedan reducir los costos de producción y en especial los de adquisición de clientes

¿Cuál es el problema de esto? El problema de esto es que acá a latinoamérica pachamamica llegaron los españoles con una acumulación de alta mar a puro violarse a las indias, a robarse el oro y a esclavizar a todo lo que fuera bipedo. Para entender esto hay que compararlo con, por ejemplo, gringolandia. Gringolandia es un continente que se construye a partir de personas de distintos países y que todos llegan exiliados huyendo por distintos motivos religiosos.

En Chile el extraño, el desconocido, el que nunca me ha dado nada y a quién nunca le ha dado algo, es históricamente un peligro. Se le tiene miedo al extraño, al desconocido que es con quien se tiene que hacer negocios es el peligro, en cambio la familia es la seguridad ¿No habían notado el montón de empresas familísticas con jefes patrones de fundo? Es por eso. En cambio en los UnitedStated de Merica la sociedad se construyó haciendo negocios con desconocidos.

En resumen, una dificultad de emprender es que se le tiene miedo al desconocido.

Desde hace un tiempo se han tomado varios esfuerzos para generar un “ecosistema de emprendimientos” que en el fondo es generar instancias para que ocurra capital social, las encuentro positivas y deberían haber más, aún así, me mantengo agnóstico a si será suficiente para contrarrestar la fundación histórica de nuestros vínculos sociales.

A nadie lo echan por contratar SAP – Dicho Popular

[EDITED: 2014-06-06T19:31:16+00:00]

Después de que publiqué esto me hicieron varios comentarios pero hay uno que me pareció bastante interesante porque mantiene la dificultad del emprendimiento en las relaciones sociales, y lo especifica en la resistencia al cambio como riesgo personal. El autor del siguiente comentario es Jose Tomas Guzman

Leer el comentario de Jose Tomas Guzman

Gracias por la mención. Por dónde partir. Primero estoy muy de acuerdo con todo lo que se ha dicho. Emprender en mi caso ha sido extremadamente difícil por varios motivos. El primer y más grande problema es la dificultad que hay de encontrar personas de calidad. No tengo idea si es un problema del Santiaguino (porque no puedo hablar por Chile) o un problema más extendido, pero es casi imposible contar con gente responsable, dedicada y comprometida con lo que hace. Incluso en el caso de encontrar a alguien con estas características tienen el síndrome de Steve Jobs -como yo lo llamo-, esto es jurar que van a cambiar el mundo de la noche a la mañana y prescindir de toda colaboración con tal de que no le “roben la idea” o cosas por el estilo. Cinco años en el rubro me deja bien claro que ningún particular te puede robar una idea, solo un equipo de trabajo formado, con esos hay que tener cuidado o un buen contrato de confidencialidad. Respecto de los fondos, son un cacho. Por un lado están los que llamo pedófilos financieros (si, tengo términos para todo). Estos son personas o pequeños grupos económicos que están en la posición de entregar un poco de capital y algo de redes en un negocio que no tienen idea de qué se trata con la verdadera intención de esquilmar a los emprendedores, lucirse con sus amigos de lo innovadores que son, y finalmente quitar el financiamiento sin previo aviso cuando ven que se metieron en una mala jugada. Tengo más de un caso cercano. Finalmente esta la verdadera fuente de financiamiento y trabajo, las empresas. Con ellos ocurre un tema bien particular. Si uno tiene un emprendimiento que está en la innovación, hágase un favor y camúflela de lo que las empresas están comprando ahora. Lo que esté de moda. Afortunada o lamentablemente las personas que tomas decisiones en las empresas son ingenieros u otro profesional los cuales tienen un modelo de éxito bastante claro: has lo que te han enseñado en universidades y diplomados, y tendrás agua, luz, teléfono y colegio para los niños. Bajo esa perspectiva la innovación es SIEMPRE una amenaza. Por eso es que no se puede ser abiertamente innovador. Puedes usar la palabra para vender, claro; pero no puedes plantear tu proyecto como un cambio para la empresa (aunque si lo sea). Finalmente de los centros de emprendimientos o incubadoras no voy ni siquiera a profundizar. Es como un jardín infantil con rifas de pasajes a san francisco una vez al año. Lo siento, simplemente no me agradan desde su concepción. Respecto a lo de la perseverancia y el trabajo duro, es verdad y necesario, pero hay que agregarle ser bien bien bien zorro y armar buenos equipos y redes de trabajo. Lo demás se va a ir.